Blog de recetitasfresquitas

Blog personal

Noticias y comentarios personales

ARROZ CON LECHE

Escrito por recetitasfresquitas 22-05-2018 en ARROZ CON LECHE. Comentarios (0)

Ingredientes para hacer arroz con leche cremoso:

  • 1 litro de leche.
  • 200 gramos de arroz blanco, preferiblemente de grano redondo.
  • 125 gramos de azúcar refinada.
  • 2 ramitas de canela, más canela en polvo.
  • Varios trozos pequeños de cáscara de limón.
  • 25 gramos de mantequilla sin sal.

Preparación:

La leche

En tu olla suprema donde nada se pega, vierte el litro de leche con el azúcar, junto con las ramitas de canela y los trozos de cáscara de limón. Revuelve de vez en cuando, manteniéndolo a fuego medio.

El arroz

Mientras la leche toma calor, toca encargarse del arroz. Y es en este paso donde abuelas, reposteros, chefs, cocineros aficionados y todo aquel interesado en la materia tiene algo que decir, pues hay varias maneras de tratar previamente el arroz, y la que escojas determinará el resultado final que tendrá el postre.

Por lo menos hay 3 formas de procesar los granos de arroz antes de que llegue a ser un arroz con leche:

  • La técnica del remojo: hay quienes dejan el arroz en remojo de 20 a 30 minutos antes de comenzar a preparar la receta, desechando el agua del remojo una vez que se torne blancuzca.
  • La técnica del lavado: hay quienes lavan el arroz en un colador dejándolo unos minutos bajo un chorro de abundante agua, hasta que el líquido blanquecino que suelta los granos se vuelva cristalino.
  • La técnica de la cocción anticipada: hay quienes cuecen el arroz tal como se cocinaría para consumirlo como acompañante de otros alimentos, o incluso lo reciclan si les quedó sobrante de alguna otra comida.

El arroz con leche

Ahora fíjate bien cuándo la leche que tienes sobre la hornilla llegará a su punto de ebullición y romperá a hervir, pues justo en ese instante deberás agregarle el arroz bien escurrido que ya procesaste con anterioridad. Hecho esto, pon el fuego bajo.

El arroz se hinchará y ganará volumen por acción de la hidratación con la leche y mientras esto sucede tu trabajo será vigilarlo, cuidarlo y mimarlo, revolviéndolo de vez en cuando con una cuchara de palo. Si no lo haces, se pegará al fondo de la olla y correrá el peligro de quemarse y quedar incomible. Debes cocinarlo de esta manera durante 55 minutos.

Sabrás si tu arroz está listo cuando la leche se haya reducido considerablemente, aunque no por completo, adquiriendo una textura de arroz cremoso con granos tiernos. Si aún lo sientes duro, déjalo unos 5 minutillos más, pero siempre prevé que la leche no se haya secado en su totalidad, pues una vez retirado del fuego el arroz continuará absorbiendo un poco más de caldo hasta que logre asentarse. Si permites que la leche se vaporice por completo, te quedará muy seco, así que tantea la humedad.

Cuando consigas el punto medio entre ablandado, reducción de leche y humedad, retíralo del fuego y con cuidado escarba para extraer las cáscaras de limón y las ramitas de canela. Ahora lánzale la mantequilla dejando que se derrita con el calor y que se funda con el arroz caldoso conseguido, ¡y que se haga la cremosidad!


NATILLAS CON GALLETAS MARIA

Escrito por recetitasfresquitas 22-05-2018 en NATILLAS. Comentarios (0)

Ingredientes

6 raciones

  1. Galletas María (una por copa - cuenco de natillas)

  2. 1/2 litro leche semidesnatada (sino se hará nata y además la semi tiene menos grasa y es más saludable)

  3. Piel de un limón

  4. 1 rama cana

  5. Canela molida al gusto para poner encima de cada galleta

  6. 1 cdts azúcar de vainilla

  7. 1 cda maizena (para que espese)

  8. 4 cucharas grandes de azúcar normal

  9. 4 yemas de huevo

Pasos

30 minutos

  1. En una cacerola, no muy grande, se pone la leche a calentar, con la piel del limón y la rama de canela. La dejamos en el fuego hasta que rompa a hervir. Apagamos el fuego y dejamos que pierda calor la leche y coja el sabor del limón y el gusto de la canela.

  2. En un bol echamos las 4 yemas de huevo, el azúcar y la cucharada de maizena. Vamos mezclando con las varillas manuales. Cuándo eso lo tenemos bien mezclado y es una mezcla homogénea, vamos añadiendo poco a poco la leche templada.

  3. Cuando en el bol ya tenemos todo mezclado lo devolvemos a la cazuela, encendemos el fuego y dejamos a fuego lento hasta que rompa a hervir de nuevo. No dejar de dar vueltas, sino se pega

  4. Cuándo hierve apagamos el fuego, servimos en cuencos o copas, ponemos la galleta y preparamos unas con canela y otras sin canela en polvo. Las dejamos que se enfríen un poco y a la nevera hasta que nos las vayamos a tomar.


CHURROS

Escrito por recetitasfresquitas 22-05-2018 en CHURROS. Comentarios (0)

Ingredientes para Cómo preparar churros caseros. Receta paso a paso

  • 300 g. harina de trigo todo uso
  • 440 ml. de agua
  • 1 cucharadita de sal (5 gramos)
  • azúcar para espolvorear
  • aceite de oliva suave para freír
  • Papel absorbente de cocina
  • Una churrera manual o una manga pastelera con boca fina

Preparación de los churros

  1. Ponemos la harina en un bol amplio.
  2. En una cazuela calentamos el agua con la sal. Cuando empiece a hervir la vertemos directamente y de una sola vez sobre la harina. Con una cuchara de madera integramos la harina con el agua. Nos quedará una masa muy pegajosa y bastante compacta.
  3. Ahora vamos a introducir esta masa en una churrera o manga pastelera. Este paso es fundamental para que los churros os salgan bien y no tengáis problemas con ellos a la hora de la fritura. La churrera compacta la masa y elimina el aire. Esto evita que los churros luego nos salten en el aceite, por eso es un paso muy importante.
  4. Si tenéis máquina para hacer churros la rellenáis con la masa. Como supongo que la mayoría no la tendréis emplearemos una manga pastelera con una boquilla en forma de estrella.
  5. Las mangas pasteleras pueden ser de plástico desechable. Podéis encontrarlas en tiendas de utensilios de repostería o tiendas online de repostería creativa.
  6. Vamos haciendo las porciones de churros con la masa cruda sobre un paño de cocina. Ponemos al fuego una sartén con abundante aceite. Cuando esté caliente introducimos las porciones de masa para freír. Cocinamos a fuego medio para evitar que los churros se queden crudos por dentro.
  7. Una vez fritos retiramos a una bandeja con papel de cocina para absorber el exceso de aceite.
  8. Servimos espolvoreados de azúcar.

Consejos, recomendaciones y curiosidades para unos churros de rechupete

  • El resultado es un churro crujiente y poco grasiento. Perfectos para el desayuno de un fin de semana, para una merienda o simplemente porque sí. No os olvidéis de implicar a toda la familia, sobre todo a los peques de casa, les encantarán con un chocolate caliente.
  • Un churro casero que nada tiene que ver con los aceitosos churros de las ferias o con los pésimos churros de lazo, descongelados y fritos en grasas que mejor no saber.
  • En México también se suelen preparar este dulce, los churros mexicanos son similares a los churros españoles. La diferencia más representativa en su textura más blanda y su rebozado en azúcar y canela.
  • Como variante tenemos las porras que se fríen como una rosca grande que luego se corta en tiras más pequeñas. Mejor que freírse en porciones pequeñas directamente.
  • Otra de sus diferencias es que suele añadirse levadura a su masa y ésta se deja reposar unos minutos antes de la fritura.
  • Sean porras o churros, lo que se les pide y marca la diferencia entre los que son buenos y los que no, es que sean crujientes, que no resulten grasientos y que no sepan a harina cruda.


Tarta de leche condensada, limón y galletas

Escrito por recetitasfresquitas 17-05-2018 en rico. Comentarios (0)

Ingredientes

Para una tarta de 8-10 raciones

370gr de leche condensada Un bote pequeño
400ml de nata para montar
150ml de zumo de limón
100ml de leche
Un paquete de galletas tostadas rectangulares

Cómo preparar la tarta de leche condensada, limón y galletas


1.- Comenzamos preparando la crema. En un bol mezclamos la nata con la leche condensada.

2.- Mientras batimos vamos añadiendo el zumo de limón. Veremos como, gracias a la acción del ácido sobre la nata en pocos segundos la mezcla comienza a espesar hasta tener una textura cremosa y sin grumos.

Tarta fría de leche condensada, limón y galletas



3.- Preparamos un molde rectangular cubriendo el interior con papel film y comenzamos a montar las capas de la tarta. En el fondo colocamos una capa fina de crema de limón. Cubrimos con una capa de galletas mojadas en leche, otra capa de crema, otra de galletas.. Y así hasta terminar con la crema.

4.- Cubrimos con una capa de film y dejamos en la nevera un mínimo de 4 horas para que la crema termine de solidificar. En nuestro caso la hemos dejado una noche entera.

5.- Desmoldamos sobre la fuente en la que la vamos a servir y quitamos el film. Decoramos con un par de galletas a trocitos y ralladura de lima y limón

Tarta fría de leche condensada, limón y galletas


TARTA DE GALLETAS Y LIMÓN SIN GLUTEN

Escrito por recetitasfresquitas 17-05-2018 en CELIACOS. Comentarios (0)


  1. 42 galletas sin gluten + 2 para decorar

  2. 600 ml nata para montar (35% MG)

  3. 150 gr azúcar glas

  4. 300 gr queso crema

  5. 60 ml zumo de limón

  6. Ralladura de medio limón

  7. Fruta para decorar (fresas en mi caso)

Pasos

30 minutos


  1. Comenzamos montando la nata junto con los 150gr de azúcar glas (foto1). Reservamos

  2. En un bol echamos el queso crema y batimos con las varillas eléctricas hasta que esté cremoso. Añadimos el zumo de limón junto con la ralladura y volvemos a batir hasta que todos los ingredientes estén integrados (foto2).

  3. A continuación vamos incorporando poco a poco la nata montada a la crema de limón y vamos mezclándola con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba (foto 3).

  4. En el plato de presentación colocamos la primera capa de galletas (5 galletas).

  5. Y con la ayuda de una espátula extendemos un poco de la crema de limón.

  6. Una vez bien extendida, colocamos otras 5 galletas, en la misma posición que las anteriores, y volvemos a cubrirlas con la crema. Repetimos este paso hasta tener 6 capas de galletas.

  7. Por último, extendemos de nuevo crema en la superficie, yo para decorarla hice ondas con una espátula pequeña, trituré 2 galletas para esparcirlas por uno de los lados y coloqué 2 fresas (pero ya sabéis que en la decoración hay que dejar volar la imaginación).

  8. Hay que reservarla en la nevera hasta justo antes de servir, sobre todo ahora que empieza el calor.